En busca de la felinidad

¿Qué decirte de este conjunto caótico de momentos que acabas de destapar? Sólo puedo alertarte de que tu osadía ha abierto mi caja de pandora particular y ahora, zas, ¡tú la llevas! Sí, soy culpable de este desvarío desglosado en capítulos, pero, ¿acaso no hubieras hecho lo mismo en mi lugar? Durante dos años ni un día han dejado de visitarme ideas disparatadas, sucesos estrafalarios y PÉTALOS NO cuando sólo esperas oír SÍ, SÍ y mil veces Sí. Intente sobrellevar todo esto sin decir ni mu pero mis dedos tomaron vida propia y comenzaron a bailar desenfrenados por el teclado. Su rastro de letras en “Times New Roman” se hizo blog y ahora papel... De mis silencios impresos eres tú y ahora, responsable. Son un caos, sí, que tal vez se asemeje al tuyo o al de esa persona con la que te cruzas cada día a la misma hora (o a la que te gustaría ver)... Porque comunicarse no es fácil, deseo que mi mundo mudo aderezado de canciones te parezca un buen lugar para poner tu mente ¡de vacaciones! ¿Me guardarás el secreto? (Hache) PD: Si te quedas con ganas de más pasa a visitarme por casa: hachequehache.blogspot.com. una vez, te han invitado a una boda en septiembre. ¿Qué decirte de este conjunto caótico de momentos que acabas de destapar? Sólo puedo alertarte de que tu osadía ha abierto mi caja de pandora particular y ahora, zas, ¡tú la llevas! Sí, soy culpable de este desvarío desglosado en capítulos, pero, ¿acaso no hubieras hecho lo mismo en mi lugar? Durante dos años ni un día han dejado de visitarme ideas disparatadas, sucesos estrafalarios y PÉTALOS NO cuando sólo esperas oír SÍ, SÍ y mil veces Sí. Intente sobrellevar todo esto sin decir ni mu pero mis dedos tomaron vida propia y comenzaron a bailar desenfrenados por el teclado. Su rastro de letras en “Times New Roman” se hizo blog y ahora papel... De mis silencios impresos eres tú y ahora, responsable. Son un caos, sí, que tal vez se asemeje al tuyo o al de esa persona con la que te cruzas cada día a la misma hora (o a la que te gustaría ver)... Porque comunicarse no es fácil, deseo que mi mundo mudo aderezado de canciones te parezca un buen lugar para poner tu mente ¡de vacaciones! ¿Me guardarás el secreto? (Hache) PD: Si te quedas con ganas de más pasa a visitarme por casa:
hachequehache.blogspot.com.

(Prólogo) Querida Felina, antes de emborracharme de tus letras, de tus disparates, de saber que hablas sola, de reirme con tus ocurrencias… déjame advertirte de la trampa de escribir.
El cerebro, a pesar de lo que pensamos todos, no es una máquina perfecta, es una mala máquina: olvida, nos traiciona, mezcla recuerdos, hace que nos creamos lo increíble… Por eso escribimos, para dejar constancia de lo que sentimos. Pero, ¿por qué nos resulta una locura releer lo que sentimos hace un tiempo? Porque el cerebro es malo. Unos enanitos que lo habitan se divierten mezclando los cables haciéndonos reflexionar: ¿esto lo escribí yo? ¿Realmente soy así? Y ahora te escribo como fan. Quiero decirte que leo todas las entradas de tu blog… Y me encantas, me diviertes, me libera conocer tus andanzas porque llego a la conclusión de que no soy el único raro en el mundo. Son esos secretos inconfesables, ese pensamiento de verdad, de pellizco, de tirón, los que te salen desde la mismísima amígdala del cerebro y que tú sabes ponerle tan bien las letras. Hay cosas que te pasan por la cabeza, y que escribes, que hacen que me sienta menos solo en este planeta. Seguramente si pusiéramos en común este tipo de pensamientos nos iría mejor en este rincón del Universo al lado de la Luna. Mira, o lee, te propongo un juego: no sé muy bien qué aspecto tienes, no te conozco, es la magia de Internet; pero voy a imaginar cómo eres… Y claro, los enanitos me van a cruzar los cables. ¿Me dejas? Tienes toda la pinta de ser tímida, aunque en el fondo ¡eres una provocadora! Dices que escribes sin pensar, pero es mentira, tu cerebro te ha vuelto a fallar. Existe una complicada concatenación creativa que va trabajando mientras duermes, mientras paseas los domingos, mientras te quedas con esa mirada perdida detrás de la ventanilla del coche. Me parece justo advertirte de esto, por si crees quedar en stand-by en algunos momentos. ¡Pues no! Estás creando; así que cuélgate el cartel de “no molesten”. Estás colaborando en arreglar el mundo con esa perspicacia gatuna que tienes. Me descolocas cuando dices haber visto el punto a la “i” mayúscula; cuando escuchas los silbidos de los murciélagos; o cuando adivinas el número de kilómetros que llevan andados unas zapatillas. Tienes un don especial. Pero eres tan humana, querida Felina. Me da que vives intensamente tus contradicciones, las que tenemos todos… Por ejemplo, seguro que has estudiado periodismo en Madrid y eres del Barça. Seguro que tienes una sonrisa brillante, de esas que es necesario ponerse gafas de sol, y vistes con colores oscuros; aunque seas capaz de ponerte un minivestido y dejar boquiabiertos hasta a los gatos invitados a una boda. Y no vayas de macarra con el coche, porque tienes toda la pinta de ser la típica persona que nunca comete una infracción, y para una que cometiste se te llevó el coche la grúa. Pero eres magnética como tus relatos, como tu manera graciosa de escribir. ¡Ja! ¡Zas! ¡Ajá! Anda que no tienes cuentitis ni nada. Por cierto, me ha llamado una cosa la atención… no aparece la sopa en todo el libro. Debes de aborrecerla. Cuidado con la trampa de escribir, querida felina: te delatas; pero me haces reir tanto… ¡Atención, lectores! Cualquier cosa que lean en este diario no es verdad, es cierto; pero ¿verdad que parece mentira? Canción: Qué hace una chica como tú en un sitio como este. Burning
David Marqueta

Eva Hinojosa Pastor. Zaragoza (1973) Estudió periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Comenzó sus prácticas profesionales en radio y el Gabinete de Comunicación de las Cortes de Aragón. Formó parte del equipo de informativos de la cadena Antena Aragón y tras un breve paso por el Gabinete de Prensa de la Institución Ferial de Calamocha y su televisión local, se incorporó al Gabinete de Comunicación de Disminuidos Físicos de Aragón. Desde 2008 es redactora del programa "Sin ir más lejos" de Aragón TV, colaboradora del programa "A vivir Aragón" de la Cadena Ser y de Heraldo de Aragón.

Álvaro Ortiz Albero (Zaragoza, 1983) estudió diseño gráfico en la Escuela Superior de Diseño de Aragón, e Ilustración en la Escuela Massana de Barcelona.Ha colaborado en los álbumes colectivos “Tapa Roja” y “Lanza en astillero,” y ha publicado en solitario “ Julia y el verano muerto”, “Bajo un centenar de cielos” y “Julia y la voz de la ballena”.En la actualidad participa también en numerosas publicaciones y realiza ilustraciones para “Heraldo de Aragón”.Ha obtenido, entre otros, premios en el Certamen de Cómic del Injuve (2002 y 2003), la Muestra de Arte Joven de Aragón (2005 y 2006) y en la primera edición del Concurso de Cómic de la Caja del Mediterráneo (2008) y ha participado en diversas exposiciones, destacando entre ellas “El cómic de la democracia española, 1975-2005”, muestra colectiva organizada por el Instituto Cervantes, que se pudo ver en Bruselas, Nueva York o Sao Paulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario